Suburban war

Mike Davis pinta un cuadro desolador de una guerra suburbana, una sociedad dividida entre explotadores y explotados, entre viejos y jóvenes, entre blancos y negros. El control tecnológico, el uso de la violencia o el recorte de derechos y ayudas sociales queda encubierto, más que justificado, por ser injustificable. Veamos porqué.

Una pintura nueva de aspecto añejo cubre el paisaje europeo, es la defensa de valores anacrónicos, prehistóricos (mal llamados “neo”), simples simulaciones de lo local. Mientras que los valores auténticamente endémicos (sanidad universal, jubilación, educación gratuita, derechos laborales) desaparecen en sincronía con las defunciones de nonagenarios.

Ningún populista aún sigue soñando con la Europa blanca cristiana, más bien sueñan con un exclusivo estado de bienestar para los de aquí sustentado por los de allí.

Mejor que un contrato es un no contrato: “sin papeles”. El becariado es el nuevo proletariado. Precariado en términos de Hardt y Negri es el trabajador barato por definición que trabaja más por menos, y durante más años.

Contrariamente a lo que rezan los mitos xenófobos no son ellos esos jóvenes de fuera los que han defendido los tijeretazos de lo público, así que ¿por qué acusarles de ello?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Urbes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s