Censurar la censura

Contraindicaciones: “El verdadero compromiso con el arte se demuestra cuando se producen tensiones y la institución se ve obligada a definir su “margen de tolerancia”. Cuando una institución se lava las manos ante la sospecha de censura – sea el juego sucio de unos burócratas locales o un despiste de sus abogados- sólo demuestra que la tan cacareada promoción cultural no es más que un slogan publicitario más.”

Como afirma DETEXT, “La censura no suele presentarse como censura. Prefiere esconderse bajo trámites burocráticos, errores formales y agujeros legales. Lo que sí suele hacer es describir sus acciones como gestos en pro de la comunidad, normalmente con el objetivo de convertir en héroe al tirano. En las declaraciones realizadas por los sheriffs vecinales en este caso hay abundantes ejemplos esa retórica de heroísmo y generosidad, como cuando se enorgullecen de lograr la retirada de una obra en un día”. Aquí

Otro ejemplo que me recuerda a…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s