No participo

Todos tenemos el derecho a no participar.

Siempre que tomamos partido por un bando deberíamos como mínimo tener cierta convicción de que nuestra objetividad se vera afectada negativamente, ahí reside el peligro de posicionarnos, y es la fuente de apoyo de aquellos que sí que juegan a moros y cristianos. Nos veremos obligados a tragar vigas y avergonzarnos de pajas.

Sonría, le estamos grabando.

No porque el Estado nos venda el bienestar como un derecho sino porque hay que ser optimistas a la fuerza, pase lo que pase. Risas bobaliconas, porque lo que todo gobernante aprecia es un “me gusta”, y lo contrario es antipatriota. Una estupidez sólo explicable cuando “Sigue primando un supuesto “interés nacional” en asuntos que han dejado hace tiempo de ser “nacionales”.

El pensamiento positivo ese enemigo del pensamiento crítico.

Yo me considero una persona vital, optimista. Siempre tiro para adelante, no tanto por un cuestión de deber o por mi talante, sino simplemente por razón de la flecha del tiempo. Yo estoy contento, pero no porque tengo esperanza en que la cosas van a cambiar a mi favor, al contrario, porque quiero y puedo cambiar aquello que me borra la sonrisa de la cara.

 

Ahora que se nos invita a volver a las defenestraciones, conspiraciones y ocupaciones, yo reivindico la non-participation.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Humanidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s