Pensamientos expatriados I

“Como resultado hemos desarrollado un fino olfato para el nacionalismo que nos hace pegar un brinco cuando un amigo aplica la primera persona del plural a eventos deportivos («ganamos el mundial», «jugamos contra Perú», etc.) y no digamos cuando lo aplica a virtudes o defectos morales sea en primera o tercera persona («los chilenos somos vivos», «los vascos son brutos»…). Porque no es inocente el lenguaje que habla de las naciones como sujetos, como seres humanoides colectivos. Y es que las naciones no son personas, no son sujetos, no «piensan», no «sienten»… no «se dejan engañar» ni «sufren». Sólo las personas reales pueden hacerlo. Y cuando se personalizan comunidades imaginadas irremediablemente se escora hacia la xenofobia: si «España es así», cada individuo categorizado como español partirá en la relación con el prejuicio de «ser así» por parte de su interlocutor. Y ya sabemos la potencia de los sesgos confirmatorios. Y lo que entre personas que comparten la fantasía de «ser españoles», «ser argentinos» o «ser europeos» no tiene mayores consecuencias, cuando se socializa con aquellos a los que se identifica como parte de una fantasía alternativa (como ser bieloruso, catalán, africano o uruguayo), así no tengan ninguna, alimenta una tendencia xenófoba: se juzgará a la otra persona por el papel que, en la mitología nacionalista del que juzga, tenga el dios nacional ajeno. Papel, que obvio decir, que normalmente no será muy positivo, pues no hay imaginario nacional que no se sienta «víctima» de alguna, algunas o todas las demás naciones del puzzle con el que representa el mundo.” Aquí

Cuando nuestra hija estaba en segundo o tercero de primaria, recitó ante nuestro amigo alemán las palabras de “Rota” [un canto patriótico polaco], con la frase: “El alemán no nos va a escupir en la cara”. Como es evidente, no lo hizo de mala fe. En absoluto. Simplemente quería complacer a nuestro invitado citando el único verso que conocía sobre la germanidad. Albrecht se quedó pasmado y no llegaba a creerse que aún se enseñara eso en el colegio. Pues sí, lo hacemos. Aquí

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Migraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s