Archivo de la categoría: Humanidades

Cháchara (I)

– Ne, nevím češky.

– Ah! Yo hablo inglés ¿sabes? En los años 50 me gustaba la música rock’n’roll. Es curioso como cambian nuestros gustos, ya no me gusta el rock, ni el inglés, ahora estoy más intersado en el francés.

– Sí, el inglés me aburre.

– Ves esas flores, antes los mozos solían cortarlas para entregarselas a las chicas. ¿Cómo se dice…? Es “hortenzie” ¿Entiendes? Me gusta mucho la botánica. Empezó a interesarme cuando me di cuenta que los árboles se mueren.

– Son seres vivos, tienen que morir ¿O te refieres a que mueren enfermos?

– Me refiero a que veo últimamente que las ramas superiores se secan. Esos árboles no son árboles. No me gusta la gente que nos llama abraza árboles, es un insulto, desprecian nuestro amor por las plantas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Humanidades, Rapsodia

Palabra de Dios

“Esto muestra seguramente el fracaso de la cultura en el terreno de la moral: Los nazis escuchaban música de Beethoven. Algunos era personas muy cultas; y sin embargo no cambió nada su comportamiento moral.”

“Creo que la idea de Rousseau de transferir el pecado original del hombre a la sociedad ha  errado muchos estudios sociológicos. La naturaleza del hombre no es ciertamente la del buen salvaje. El hombre nace con muchas debilidades, y frecuentemente, la sociedad las hace peor (…) Creo que el problema estriba en evaluar la cantidad de autoridad necesaria para mantener en funcionamiento la civilización. Creo que se debe vigilar al establishment y estar preparado para luchar contra él. Pero !Tampoco participo de la idea utópica de que, una vez destruidas las instituciones sociales, el hombre emergería en su bondad original! Uno de los problemas sociales más difíciles de resolver hoy es saber cómo la autoridad puede mantenerse sin llegar a ser represiva. (…) la “naranja mecánica” trata de la inmoralidad de privar a un hombre de su facultad de elegir entre el bien y el mal, aunque sea con intención de mejorar la sociedad.”

“No hay pruebas de que la violencia tenga un efecto directo sobre los actos futuros de los espectadores adultos (…) Si la violencia fuera nociva, creo que habría que señalar con el dedo en primer lugar los dibujos animados de “Tom & Jerry”, las películas de James Bond y los westerns italianos, porque presentan la violencia como algo divertido, sin ninguna consecuencia. Considerar al cine y a la televisión como un aspecto esencial de la violencia en el mundo, es ignorar sus verdaderas causas. Aunque resulte cómodo para los periódicos y los políticos y les permita eludir los verdaderos problemas.”

“Los que disfrutan de la película logran una especie de identificación con él. La hostilidad de quienes la detestan nace de su incapacidad de aceptar lo que realmente son, quizá en su ingenuidad de un falta educación o de una incapacidad  emocional para admitir ese aspecto del hombre. (…) Con el fin de mostrar la acción del gobierno en todo su horror, debía elegirse como víctima a alguien totalmente depravado (…) Si Alex no fuera la encarnación del Mal, sería muy fácil decir: “Sí, por supuesto, el gobierno está equivocado, porque no es tan malo como parece” (…) Si Alex fuera menos “malo”, la historia parecería a uno de esos westerns que aspiran a posicionarse en contra del linchamiento. “No se puede linchar a la gente porque pudiera ser que fuera inocente” cuando en su lugar sería ajustado decir “No se debe linchar a nadie.”

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Humanidades

No participo

Todos tenemos el derecho a no participar.

Siempre que tomamos partido por un bando deberíamos como mínimo tener cierta convicción de que nuestra objetividad se vera afectada negativamente, ahí reside el peligro de posicionarnos, y es la fuente de apoyo de aquellos que sí que juegan a moros y cristianos. Nos veremos obligados a tragar vigas y avergonzarnos de pajas.

Sonría, le estamos grabando.

No porque el Estado nos venda el bienestar como un derecho sino porque hay que ser optimistas a la fuerza, pase lo que pase. Risas bobaliconas, porque lo que todo gobernante aprecia es un “me gusta”, y lo contrario es antipatriota. Una estupidez sólo explicable cuando “Sigue primando un supuesto “interés nacional” en asuntos que han dejado hace tiempo de ser “nacionales”.

El pensamiento positivo ese enemigo del pensamiento crítico.

Yo me considero una persona vital, optimista. Siempre tiro para adelante, no tanto por un cuestión de deber o por mi talante, sino simplemente por razón de la flecha del tiempo. Yo estoy contento, pero no porque tengo esperanza en que la cosas van a cambiar a mi favor, al contrario, porque quiero y puedo cambiar aquello que me borra la sonrisa de la cara.

 

Ahora que se nos invita a volver a las defenestraciones, conspiraciones y ocupaciones, yo reivindico la non-participation.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Humanidades

#acampadasol

Trato de ordenar ideas que hace tiempo que debí poner en su lugar ¿será este el momento?

Quizá sea la ira provocados por los abusos, las mentiras y el despotismo. Es lógico, pero ¿a quién se dirige la rabia?Sinceramente no hay nadie que no se enamore de las mentiras de los media, a los cuales se ama para lo bueno y para lo malo.

Quizá sea la euforia de juntarnos, la satisfacción de demostrar el poder de organización descentralizada, pero ¿es eso suficiente? Sin duda es un comienzo, sin embargo a dónde se desplaza la ameba, nadie lo sabe.

Quizá sea un estado previo al sentimiento definitivo, la tristeza. Pena por aquello que hemos perdido, aquella larga espera, ahora es una llegada frustrada.

Quizá, y voy más allá, sea desilusión. Se desvanecieron los mitos. Justicia. Igualdad. Libertad: ¿Porque les exigimos derechos en vez de ejercerlos? Vivienda en propiedad, trabajo fijo, nuevos líderes, soluciones, culpas ajenas, seguridad, nostalgia …¿esos son los sueños de los jóvenes?

Víctimas, esclavos y pusilánimes. Sospecho que #spanishrevolution es un bonito hastag para spanish reactionary. La retórica del cambio no tiene porque ser emancipacipatoria.

¿Os acordais ahora de esas posmodernidad que no era ni más ni menos que la toma de conciencia del fracaso del proyecto moderno? Yo no, donde otros ven renovación, yo veo los efluvios de la putrefacción más terminal.

Personalmente hace años que tome la decisión de cojer el camino dificil.

Deja un comentario

Archivado bajo Humanidades